Articulo de Opinión



JOSÉ MARÍA ARGUEDAS Y TODAS LAS SANGRES


Puede ser que haya personas que critiquen esta obra, otras que la defiendan con su total aprobación, pero algo que nadie puede discutir es la fórmula exacta que tuvo José María Arguedas para narrar las más diversas y complejas formas de cultura, paisaje de ásperos contrastes raciales y sociales y a la vez denunciar toda la explotación y abuso hacia los indios que en esa época existía.
Muchos de nosotros no podríamos explicarnos cuál es la fórmula que el utilizo para interpretar con exactitud estos hechos, y puede que el secreto sea su vida entera.
Quizás porque nació blanco pero lo criaron los indios, habló quechua antes que español, y se identificó tanto con aquellos que acuñaron su niñez, que dedicó su vida entera a escribir acerca de ellos y de esta  reflejar un Perú con dos caras , con el único objetivo de aprender de las enseñanzas que traía su obra .Sabemos que su  vida fue corta, su angustia enorme y su actividad literaria y antropológica estuvieron atravesadas por el dolor y la depresión de pertenecer a dos lenguas, dos culturas, dos países que supuestamente eran uno solo pero con este concepto muy lejano de ser realidad, el país de los blancos y el país de los indios. Trató por todos los medios literarios de reunir esas dos partes que lo habitaban y conseguir así la ecuación perfecta que aclarase por fin  muchas dudas.
Bien dicen que si alguien no entiende algo es porque no lo ha vivido, Arguedas  describe paso a paso la marginación, la injusticia, las humillaciones y las condiciones de vida de la mayoría de la población de nuestro país.Cada situación que nos narra definitivamente nos deja una enseñanza, y al finalizar la obra nos daremos cuenta que hay más de una enseñanza que si hubieran sido practicadas en esa época es más que seguro que los prejuicios que aun vivimos hoy en día no serían los mismos, es más, habría una vaga presencia de ellos, como el abuso a los más pobres,  las peleas entre padre e hijos, las venganzas, ayudaríamos a las personas más necesitadas e incentivaríamos a nuestro prójimo a ser más solidario.
Cada personaje representa a las típicas personas que no podrían faltar en una sociedad, los negativos, los positivos, los envidiosos, los rencorosos, los leales, los falsos y traicioneros y sobre todo los que tienen un espíritu guerrero con ganas de salir adelante y luchar por lo que se quiere. Se abre una serie de caminos posibles para el futuro del país, que si analizamos ya estamos viviendo y Arguedas no se equivocóal tratar de mencionarlas por ejemplo Una modernización liderada por el capital extranjero y esto implica el abandono de algunas tradiciones, las mismas que forman parte de nuestra cultura nacional
También una  modernización presidida por un empresariado nacional que logra preservar su autonomía respecto al capitalismo internacional. Este empresariado está tan interesado en la rentabilidad y el poder como en el surgimiento nacional del Perú. La consolidación de las jerarquías pasa por un aislamiento y una alianza con los indios para evitar su degeneración moral, ofreciéndoles solidaridad a cambio de su entrega y mansedumbre. Este proyecto tiene una perspectiva local y se enuncia desde una posición de superioridad moral respecto a una modernidad que se le percibe con menor valor.
Podríamos sacar muchas enseñanzas e ideas que hoy vemos surgir en nuestra sociedad, si bien muchos lo critican, también muchos lo defiende 
Probablemente que esta obra no haya sido entendida como Arguedas hubiera esperado, lo llevó a sentir que sus esfuerzos por reflejar el Perú fueron inútiles, pero no fue así millones de personas hoy admiran su trabajo  y sigue dando de que hablar, puede ser presentado como un tema de debate donde inteligentes ideas salen a la luz y a la vez expresan su punto de vista, en una mesa redonda, en tertulias, en si en distintas actividades con el único fin de demostrar que Arguedas en Todas las sangres nos demostró  que es y será por siempre uno de los grandes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada